Alejo Stivel y Ariel Rot, del grupo Tequila –

El grupo de rock evuelve a los escenarios con una actuación en la Sala Kaya de Guadarrama (Madrid) este sábado a las 23:30 horas

Cuando Tequila proclamó su «despedida definitiva» con un gran concierto en el Wizink Center el año pasado, Alejo Stivel reconoció que su adiós estaba «escrito en piedra», pero dejó una ventana abierta al terminar la frase con un enigmático: «incluso la piedra se erosiona con el viento».

Y efectivamente, los vientos del rock’n’roll van a permitir a sus fans madrileños disfrutar una vez más de su portentoso repertorio. «Nos fuimos sin decir nada, a la francesa, y eso es de muy mala educación», dice Stivel entre risas. «Por eso no merece la pena jurar nada con sangre. Esto solo tendrá que pararse por fuerza cuando Ariel o yo nos muramos».

Emociones fuertes

La historia de Tequila sigue siendo fuente de momentos «muy emotivos», describe Alejo, «como cuando se te acerca una chica después de un concierto y de pronto te presenta a sus padres y te dice que se enamoraron escuchando juntos tus canciones. Y que claro, que ella no existiría sin Tequila (risas). Ahí es cuando a veces te empiezan a brillar los ojos, e incluso alguna lágrima cae».

De todos modos, nunca está de más recordar que los dos aún siguen «en activo», como señala Rot, lanzando buenos discos de rock más maduro, pero rock en definitiva. «Cuando todo esto acabe, retomaré las canciones que dejé en un cajón, ya lo iré viendo», dice Stivel. «Yo tengo ganas de volver a ese momento de introspección compositiva, pero necesito que la actividad de Tequila baje prácticamente a cero», asegura Rot, que durante los últimos meses ha asaltado la parrilla televisiva con un programa muy aplaudido por los melómanos, «Un país para escucharlo».

Tequila durante su concierto en el Wizink Center el año pasado –

«Pero sí, me gustan los contrastes –continúa el guitarrista–, así que después de esta etapa tan guitarrística y tan rockera, tengo curiosidad por ver por dónde me salen las canciones. Y sobre todo, tengo ganas de volver a juntarme con gente nueva y aprender cosas. Hace tiempo hice un dúo con Federico Lechner, maravilloso pianista de jazz que tocaba con Jerry González, e hicimos mi repertorio a piano y guitarra dirigido por él. Fue una experiencia fabulosa. Una de las cosas más sorprendentes que te puede dar la música es juntarte con otro músico y ver qué pasa».

Además, apunta Rot, «en España hay una nueva escena musical sólida, y eso hace tiempo que no ocurría. Algunas propuestas pueden agradar más y otras menos, pero siempre son cosas con mucha personalidad. Después de mucho tiempo, por fin siento que hay una nueva generación potente».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

El Hospital 12 de Octubre incorpora una nueva terapia para tratar a pacientes con depresión

Podrán someterse a una estimulación craneal con campos magnéticos si no mejoran con el tra…